Dama del Otoño

Dedicado a la dama del otoño, esté donde esté.
Querida Dama del Otoño:

Escribo esto aun sabiendo que nunca lo leerás. Necesito decirte algo, despedirme, dejar una puerta abierta para usted, por muy improbable que sea. El no saber nada de vos me está matando por dentro; el no saber si estás bien o mal, si eres feliz o infeliz. Te fuiste sin decir adiós, y la incertidumbre de no tener una explicación es de los peores venenos que puede tener un ser humano.

No te guardo ningún tipo de rencor, odio, u enfado. Más bien, todo lo contrario. El recuerdo que te tengo es muy bonito, lleno de versos, buenos momentos, posibilidades y sueños. Ojala este mundo te dé todo lo que se merece una persona como vos, tan llena de vida, capaz de transformar un día cualquiera en la más fantástica aventura. 

Querida dama del otoño, escribo estas líneas porque necesito escribirlas. Las noches ya no son iguales si no están llenas de letras, de sueños, de caricias. No sé si usted guarda algún recuerdo de mí, grato o ingrato, pero yo de vos si los guardo. 

No tengo modo alguno de contactar con vos. No sé si usted no quiere, o no puede hablarme. Por ello dejo esto escrito, como quien arroja un mensaje en una botella al mar, y espera que llegue a su destino. Este es mi efímero mensaje, lanzado a los mares infinitos de la red. Ya no queda nada en mi mano que pueda hacer, y con ello quedo tranquilo, quedo en paz conmigo mismo.

Hasta siempre:
Tu caballero. 




Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

I´m Your Man

Pinte el infinito de tonos otoñales, y así soñé cada noche contigo todo lo que me estuvo permitido soñar. Sabía que algún día tendría que despertar, porque la experiencia nos dice que ninguna noche es eterna. Creía tus palabras, todas ellas, aún cuando los dos sabíamos que mentías. Y si vuelves por aquí alguna vez,Sigue leyendo «I´m Your Man»

Versos sin título III

Todos los sueños que compartimos Perdurarán para siempre. No me importa que los hayas olvidado Porqué se que algún día los recordarás En esta u otra vida, En uno o mil años. Aún cuando mi blanda carne Sea devorada por los gusanos, Y mis huesos desintegrados Por el calor del fuego. En mi mente siempreSigue leyendo «Versos sin título III»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos